• ¿Puedo pasar?
  • Feel free.

Como decir “adelante” o “tienes permiso” o “no te cortes”. Siéntete libre.

Adelante, déjate guiar por las luces de neón y los colores chillones, déjate impresionar, deslumbrar, confundir, quédate con la boca abierta, aturdido, atontado. Si te entran ganas de correr, corre. Corre hacia las luces como una polilla.

Si de repente no te ves con fuerzas de seguir caminando, tienes permiso para quedarte simplemente parado en medio de Times Square, con los ojos muy abiertos.

Es posible que tu nuca se haya ido inclinando en un peligroso ángulo de menos de 90º respecto a tu columna vertebral. De otra manera, no alcanzarías a ver el piso más alto. Y es posible que, a fuerza de mirar hacia arriba en lugar de hacia el frente,  la fuerza de la gravedad haya despegado tus labios y que, en cambio, las palabras no acudan a tu boca abierta. Aunque los rascacielos son de espejo, no reflejarán tu caricatura. Están ocupados con las luces de neón. Estás a salvo.

Tú siéntete libre de decir tonterías, de expresarte en onomatopeyas o en spanglish.

No te cortes en cantar. Estás escuchando música como si el asfalto tuviera altavoces. Villancicos. New York, New York. No hace falta que seas Frank Sinatra, ni siquiera hace falta que afines. Y baila también, si te apetece. Como los raperos, que sí que llevan altavoces dentro de sus gorras; tampoco hace falta que tengas su flow. O choca los talones en el aire de un salto. No te avergüences de recordar todas y cada una de las comedias románticas. Pero canta, si te sale. Y baila.

Puede que el espíritu de la navidad se te meta por las venas. Puede que sientas el impulso de abrazar a un elfo o la imperiosa necesidad de un sombrero de ala o de unos zapatos de cuadros. Entra en las jugueterías que son parques de atracciones con noria y dinosaurios que enrojecen al museo de historia natural. Retoma la búsqueda del príncipe azul o del muñeco de nieve que quiere abrazos calentitos.

Consumismo, capitalismo… No hace falta que pienses en formato ensayo-revolucionario-de-cerveza-universitaria. No pasa nada.

Adelante, devora ese cupcake de azúcar verde y rosa aunque sea hora de cenar – una hamburguesa.

Tienes permiso para olvidar el escepticismo, el hiper criticismo, la moralina y la pedantería hipsterista, la auto opresión preventiva y la frustración potencial perpetua.

new york-diarios ultramar6Siente el viento en la cara en el ferry que te aleja de Manhattan dirección Staten Island. Arriésgate a cambiar la proa por la popa, si lo que quieres es retener un poco más lo que dejas en lugar de anticiparte a lo que te viene.

Siéntete libre.

Tienes permiso hasta de escribir lo que te salga, según te salga. A boli, a oscuras, a medio camino de vuelta. Sin dejar reposar las ideas ni las sensaciones ni el texto. Sin darle vueltas a la sintaxis sin necesidad de editar el post dos noches seguidas hasta que es de día en España sin comas. Sin buscarle el lado épico al asunto ni la moraleja ni el punto y aparte en tu vida

Feel free. Esto es New York.

Advertisements